sábado, 22 de junio de 2024

Terapia antiestrés lavando en la pila del corral

MARIA EUGENIA MORRO GERAS

En casi todas las casas de Villabrázaro, había o hay una pila para lavar la ropa, generalmente en el corral.


Nuestras madres y abuelas pasaron muchas penalidades lavando en fuentes, charcas, reguero, río, barreños, etc. En este artículo se comenta un poco:

El agua

Ellas lo hacían por obligación, no quedaba más remedio que acudir a esos lugares donde había agua, pero en mi caso, conocí la pila cuando ya existía agua corriente dentro de las casas, con grifos como en la vida moderna actual.


La usaba mucho los veranos cuando estaba en el pueblo, pues me encantaba lavar a mediodía o al final del día, la ropa de uso habitual diario: prendas íntimas, camisetas, pantalones cortos, vestidos, calcetines, toalla grande de baño de ir al río, toallas de aseo personal de casa, bambas Victoria que se ponían perdidas de barro o polvo de tanto caminar o ir en bici, bikini, bañador y trapos de la cocina.

Pila en el corral de mi abuela Angelita

sábado, 27 de abril de 2024

Homenaje a Angelucho, que estás en los Cielos, desde Villabrázaro (Zamora)

MARÍA EUGENIA MORRO GERAS


INTRODUCCIÓN

Conocí a Angelucho en mayo de 2013, pues con motivo del Día Mundial de Internet el 17 de mayo, ideó y arrancó unas jornadas gratuitas y maravillosas: X1REdMasSegura (Por una Red Más Segura), que han seguido hasta este año 2024, pero ya de una manera especial.


En ellas, junto a sus colaboradores, año tras año, consiguió reunir a los mejores expertos en Seguridad Informática de todos los ámbitos: hackers éticos (especialistas en Ciberseguridad), informáticos, consultores, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, abogados, políticos de nuevas tecnologías, peritos judiciales informáticos, periodistas…


Estas ponencias eran geniales, pues además de aprender un montón, y dirigidas a cualquier usuario, fuera cual fuera su nivel de conocimientos informáticos, iban encaminadas a que pudiéramos estar alerta ante peligros, prevenir, actuar con cautela y estar más seguros en Internet. Además, siempre iban acompañadas de mucho humor y una gran complicidad con el público :-)


Desvirtualizarse fue lo máximo, una gran alegría, pues en persona ganaba mucho más que escribiendo emails o comentando en su blog. Era bondadoso y te gastaba bromas con gran ironía. Nos dimos dos besos y un gran abrazo.


Aquí se puede leer mi crónica de cómo fueron aquellos dos días en 2013:

Jornadas X1RedMasSegura 2013


Con Angelucho el 17 de mayo de 2013, cuando nos conocimos por fin en persona


sábado, 13 de abril de 2024

Recaudación de fondos para restaurar documentos y libros encontrados en las Escuelas de Villabrázaro

By MARIA EUGENIA MORRO GERAS iniciativa de CRISTINA MATEOS CASADO

Afortunadamente, las antiguas Escuelas de Villabrázaro, que estuvieron en funcionamiento desde los años 30 hasta los años 70 del siglo XX, están siendo reformadas. Era una voz popular la que clamaba que este edificio fuera atendido y no acabara en la ruina.

La sorpresa el pasado mes de febrero fue enorme, cuando un operario que levantaba las tablas de madera del solado encontró un tesoro: libros de calificaciones, fichas del alumnado, cartas a la Maestra Nacional, además de treinta novelas cedidas por Luis Mayo López (vecino de cierto renombre) y dos ejemplares de El Quijote. Una pequeña biblioteca escolar.





Este hallazgo es el único documento vivo que queda de la Escuela Municipal ya que no hay rastro de los pupitres, mapas, u otro material escolar o mobiliario. Tienen mucho valor histórico, patrimonial y sentimental.


Las Escuelas en plena reforma


lunes, 8 de abril de 2024

Entrevista a Saturnino Martín Mielgo, un villabrazarino en Europa

María Eugenia Morro Geras | 12-Agosto-2016

Tenía planificado hacer una SERIE de ENTREVISTAS para este blog a personas que tuvieran muchas vivencias que contar sobre Villabrázaro (Zamora, España). La primera vez que lo pensé, Saturnino Martín Mielgo pasó por la puerta de mi casa, y le pregunté si se prestaba a ello, pues me parecía interesante la visión de una persona que vivía en Europa, en Bruselas, sede de la Unión Europea, y de qué manera contrastaba su vida allí con sus estancias en Villabrázaro. Me dijo que sí, que bajara cuando quisiera, a pesar de que no maneja Internet, y este mundo de las nuevas tecnologías no le llama la atención.


La tarde del 12 de agosto de 2016 nos invitó muy amablemente a su casa, a mi madre y a mí. Allí estaba Rosa, su esposa (nacida en Bélgica), siempre sonriente, ambos muy hospitalarios. Nos sentamos en el porche de cara al hermoso y cuidado jardín, y hablamos durante horas tomando unos refrescos. Se nos hizo de noche, y eso que en el pueblo en verano oscurece tarde.


En algunos momentos, hubo que parar, porque el matrimonio se emocionaba, incluso con lágrimas, al relatar hechos de su vida. Es completamente normal; les dimos su tiempo para continuar.


No grabé la conversación en audio, aunque bajé mi netbook, pero no escribí nada en ese pequeño portátil, así que esta entrada está sólo basada en unos apuntes que tomé a mano en papel y en mis vagos recuerdos, pues de esto hace casi 8 años.

Desconozco si en este tiempo su opinión ha podido cambiar y daría respuestas diferentes a las aquí escritas.

Saturnino Martín Mielgo en su bonito jardín de Villabrázaro

lunes, 1 de abril de 2024

Mi gato Bergie se lo pasaba pipa en Villabrázaro

By María Eugenia Morro Geras

Este post me lo han inspirado Beatriz Santiago Lerma y sus colaborador@s, que con su arduo trabajo en el Proyecto CESA, en estos 4 años, han conseguido el bienestar para los felinos callejeros de Villabrázaro, con más de 20 gatos castrados y desparasitados, con alimentación y bebida adecuada, y han podido dar en adopción otros 25.

¡Enhorabuena por su labor!


Eso de que los gatos son muy independientes, que van a lo suyo, que no quieren a los humanos, que no son amorosos, que se escapan…Pasa como con los niños/as: educación. Si a un animal le tratas con todo el respeto, amabilidad y cariño con el que tratarías a una persona, éste te va a responder de la misma forma, con sus características de que es un cazador nato, pero bueno y un encanto. Los gatos llevan miles de años siendo animales domesticados, y hasta han sido venerados como Dioses en el Antiguo Egipto. Por algo será ese magnetismo tan especial.


Durante casi 16 años, tuve un gato. Cogerle fue el mayor acto de libertad de mi vida. Vino a casa el 1 de noviembre de 2000, Día de Todos los Santos, y fue siempre mi amigo cariñoso y fiel, tanto en la salud como en la enfermedad.


Bergie (pronunciado “Beryi”), se me ocurrió como una derivación de Cyrano de Bergerac, pues consideraba que el gatito tenía los mismos valores por los que se regía este personaje literario: bondad, valentía, coraje y corazón.


Bergie en Villabrázaro. En ese momento, con unos 6 kilos. Me dijeron que tenía que bajar de peso, pero yo le veo estupendo

domingo, 31 de marzo de 2024

Canto de acción de gracias. Domingo de Resurrección

By María Eugenia Morro Geras

A veces no se elige un texto porque una sea católica o de una determinada religión. Seguramente aquí tendría cabida cualquier otro budista, islamista o sintoísta, pero encontré éste, me gustó y aquí lo dejo, en recuerdo de unas fechas en que algo fatal podría haber ocurrido y afortunadamente no ha sido así.

El 25 de mayo de 2023 me caí por las escaleras del Metro de Madrid, y casi la palmo. Ésta es una de las incontables veces que he visto la muerte de cerca, por lo que hoy, Domingo de Resurrección, doy gracias a Dios por cuidar de mí.

Cielo veraniego en Zamora

martes, 26 de marzo de 2024

¡Ay! Ni en Villabrázaro podía tocar la flauta

By María Eugenia Morro Geras

¿De casta la viene al galgo? En esta entrada, se narra como mi bisabuelo León tocaba la dulzaina en sus años mozos: Mi abuelo tocaba la dulzaina


Mi gran vocación frustrada es la música. Puedo dedicarme a muchas cosas y se me han dado bien, pero sé que es en lo que realmente habría sido buena; para lo que había nacido. Tengo oído absoluto, y toda mi familia siempre me decía: “qué buen oído tienes”.


Desde niña, ya con 5 o 6 años, fui una vez con mi madre a una tienda de música que había en el barrio, y como sabía leer, vi un cartel en la pared anunciando que se impartían clases. Tiré y tiré de su chaqueta hacia abajo para que me apuntara, pero no me apuntó.


En los años 70 era bastante difícil que los niños y niñas saliéramos del Barrio de Madrid donde vivíamos, para acudir a algún centro a estudiar música, y no digamos recibir lecciones particulares para alguien de clase media. Lo consideraban un lujo, que siendo cuatro hermanos, no se podían permitir.


El Conservatorio estaba lejos, y no existían las Escuelas de Música que hay hoy en día por todos los distritos.


Con 13 años era del coro de la iglesia. Yo solamente cantaba, pero tenía compañeras de clase que tocaban la guitarra. La AMPA (Asociación de Madres y Padres de Alumnos), organizó unos cursos gratuitos de guitarra en el colegio. Sólo tenías que llevar el instrumento. Me quise apuntar, pero fue imposible, porque no me compraron la guitarra española.


Mi sueño era dedicarme profesionalmente, tocar el piano en una orquesta sinfónica, y en mis ratos libres componer, desde pop a bandas sonoras, y sabía que tenía que dedicarme en cuerpo y alma a unos estudios largos y complejos, pero no me importaba; era tal mi empeño y absorbía todo como una esponja, que no veía ningún obstáculo.


Me regalaron un pianito Casio PT-88, con el que tocaba melodías de carrerilla. Me decían: “Toca ‘Solo ante el peligro”, y sin ningún ensayo previo, mis dedos se deslizaban por las teclas y conseguía sacar la canción.


Pianito Casio PT-88, muy casero, con el que practicaba mis melodías. Lo tengo y a día de hoy sigue funcionando

miércoles, 20 de marzo de 2024

Tributo a Rosi, mi prima más querida de Villabrázaro

By María Eugenia Morro Geras

Ya han pasado 35 años, así que me sale del alma recordar a Rosi, mi prima más querida de Villabrázaro, inclusive más que mis cinco primas carnales, pues tuvimos mucho roce y compartimos muchas vivencias.

Se llamaba Rosi Rubio Alonso, y en realidad era prima de mi madre Ángela, hija de Estefanía (hermana de mi abuela Angelita) y Genuino. Todo lo que voy a contar aquí es producto de mi memoria, pues hay familiares que no están de acuerdo con que comente nada. Únicamente expongo mi experiencia, mi vida, y salvo su cara y la mía, el resto de las fotos, están pixeladas.

Creo que nació en 1958, y tenía una hermana mayor, Angelines. Sus padres eran muy conocidos, pues durante un tiempo tuvieron en el pueblo una pescadería. Después siguieron dedicándose a las labores del campo y la ganadería. Vivían en la calle de la Cuesta, enfrente de las escaleras que bajan por ese lugar empinado, una casa con fachada blanca y puertas y ventanas verdes, y unas puertas grandes metálicas grises.

Rosi de niña con su familia

miércoles, 24 de enero de 2024

Ángela, hoy es mi cumpleaños: 24 de enero

Tal día como hoy, un 24 de enero, nací en Villabrázaro (Zamora), España. Es momento de recordar esta señalada fecha y el fuerte vínculo que me une a esta pequeña localidad.

Por lo que me ha contado mi madre, sé que el parto fue en casa, asistida sólo por la comadrona, la señora Sofía, abuela de Sofía Ferrero (no venía el médico). Eran esos fríos inviernos de hace bastantes años, cuando Castilla era la Vieja Castilla, cuando el viento, las heladas, cencelladas y niebla cubrían el pueblo. Afortunadamente todo salió bien y mi madre se fue recuperando poco a poco.

Fui la primera hija de Faustino y Ángela, y vivíamos en una casa de mis abuelos paternos, posteriormente habitó mi tía María Geras, en la Travesía de las Bodegas Nº 5.

En aquella época, era costumbre que la madre estuviera sin salir de casa un mes. Después había que cumplir con la tradición: ir a la Iglesia a llevar una cesta con ofrendas.

Nací rubia, aunque después me volví morena-castaña, como me habéis conocido.

Cuando Manín pasaba por la calle mientras estaba sentada en mi puerta de chiquitina, me decía: "¡Rubia!", y yo le contestaba con lengua de trapo: "¡Y tú meneno!" (y tú moreno). Según me han contado, era una niña muy espabilada.

Hasta que me tuve que ir a Madrid a los 10 años, me pasaba el día en el colegio, jugando y entrando y saliendo de casas de familiares y amig@s. Recuerdo mucho ir donde mis abuelos, donde mis padrinos (Caela), mis tías Estefanía, Araceli, de Fabriciano, etc. Eran otros tiempos, en que las puertas estaban abiertas para los niños y niñas, donde siempre te recibían bien y te daban uvas, frutos secos y merienda.

Después, a los dos años y medio, nació mi hermano Tomás y la felicidad de mis padres fue completa, y también la mía, que tenía de quien ocuparme y con quien jugar. Lo más triste, fue quedarme huérfana de padre a los 5 años, pero al ser tan pequeña, apenas guardo recuerdos. En general, viví una infancia humilde, pero feliz.

Hoy en día las cosas son muy diferentes. Celebro mi cumpleaños en Madrid, rodeada de mi marido, mis hijos, mis nietos y demás familia, y todo es fenomenal, me hacen regalos y me siento muy querida, pero nunca olvido mis orígenes, y aquellos tiempos en que correteaba por las calles de Villabrázaro.

Seguiré volviendo al pueblo siempre que pueda, pues es un referente en mi vida, y teniendo allí mi casa y la de mi madre, un motivo para regresar muchas veces. Disfruto de cada viaje, y siempre encuentro motivos para sacar fotos por donde paso, que después comparto con mucho gusto en la Página de Facebook y en X (twitter) de Villabrázaro Vivo!.

¡Nunca me cansaré de visitar Villabrázaro, mi tierra, la tierra de mis antepasados, muy orgullosa de ser zamorana y contenta de seguir cumpliendo años! 


La foto más antigua que tengo, con 5 años, en un estudio de Benavente. Mi hija me dice que salgo muy guapa y que tengo coloretes de Heidi

Angela a los 5 años

© Ángela & Mª Eugenia

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...