sábado, 16 de enero de 2010

Esas palabras tan nuestras

El otro día iba con mi hija a comprar unas botas, y vio unas muy bonitas con un tacón alto. Le dije:
- Pero con eso te vas a estornicar
- ¿Qué?- respondió ella.

Me eché a reir y me acordé que era una palabra típica que usábamos en el pueblo, y que quiere decir torcerse el pie (aunque no figura en el diccionario de la Real Academia de la Lengua).

A raiz de ahí, he ido apuntando otras palabras, preguntando si las conocían, y al decirme que no, he decidido ponerlas por aquí, un poco como muestra del vocabulario típico de Villabrázaro, y que cada vez se va usando menos.
  • encetar: empezar, comenzar, sobre todo cuando se trataba de un jamón.
  • faltriquera: era una bolsita de tela que llevaban las mujeres colgando de la cintura, por dentro de la falda, que no se veía, y donde guardaban dinero. Recuerdo a mi abuela toda la vida con ella.
  • viso: combinación, enagua. En el pueblo nunca se decía combinación, las mujeres se ponían el viso :)
  • alacena: hueco hecho en la pared de la cocina con baldas, donde se guardaban los cacharros y también se conservaban alimentos.
  • albarca: calzado de cuero atado con correas que cubre todo el pie.
  • galocha: especie de zueco de madera en el que metían sus zapatillas las mujeres para no pisar barro, agua ni nieve.
  • asperón: antiguamente no había lavavajillas, ni Don Limpio, así que para fregar cacerolas y otros utensilios difíciles de desengrasar, se utilizaba el asperón, que se vendía en trozos como el jabón, y tenía textura de arenisca, con lo cual, al frotar, quitaba lo negro del quemado :p
  • badil: paleta para remover la lumbre y el brasero.
  • cabás: cuando era pequeña, no existían carteras a la espalda ni mochilas, así que las niñas llevábamos al colegio el cabás, como una maletita pequeña con un asa donde metíamos todo lo necesario para ir a la escuela.
  • cantazo: pedrada (nada que ver con el uso actual de dar el cante) :-)
  • cuarterón: postigo. Como una pequeña puerta dentro de otra, que se abre para ver el exterior o que entre luz sin abrirla toda. El cuarterón se abre con llave, y es el que permite abrir el conjunto de la puerta, pues a través de él se accede al cerrojo o clavija que la cierra. Hace unos 50 años las puertas de la calle tenían cuarterón, pero ahora las pocas que quedan suelen estar dentro de la vivienda, en accesos al corral o al patio.
 Cuarterón de la casa de mi abuela
  • cuartillo: medida (0,504 litros) que se utilizaba sobre todo para ir a buscar la leche. En vez de medio litro, se decía: "ponme un cuartillo".
  • enviscar: azuzar al perro para que ataque a alguien.
  • esquila: una pequeña campana, como un cencerro canijo que se le ponía a los animales.
  • katiuska: botas de caña alta de goma.
  • huso: utensilio de madera para hilar. Se colgaba el vellón (mogollón de lana de oveja esquilada), se sacaba un hilo fino y se iba girando el huso como si fuera una pirindola, y ahí se iba enrollando la lana a modo de ovillo alargado. Recuerdo ver a mi abuela toda la vida hilar y aún está el huso en casa.

  • Huso de mi abuela

© Ángela

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...