martes, 28 de octubre de 2008

La musarañita

La musarañita es el mamífero más pequeño del mundo, pesa entre 1,5 y 2 gramos, mide de 3 a 5 cms. sin incluir la cola; el ritmo cardíaco es de 1200 pulsaciones por minuto, y aunque es difícil de observar porque es un animal nocturno, este verano mis hijos se la encontraron a mediodía en el camino de las Mangas.

Fue algo complicado sacar esta foto porque el bichillo se movía a toda velocidad, y a pesar de su minúsculo tamaño, pega mordiscos y se quería ir a los maizales de las parcelas pegadas al camino.
Si veis una musarañita, no la matéis, pues al alimentarse de insectos es muy beneficiosa para los campos.

Vídeo de la musarañita en frenética actividad

sábado, 18 de octubre de 2008

La vendimia

Uvas en la cepaEstos días pasados, por el Pilar, solía ir a Villabrázaro a vendimiar. Como era fiesta, aprovechaba el puente, y en vez de quedarme celebrando la fiesta de la Hispanidad en Madrid, prefería ir al pueblo a “destrozarme” los riñones :)

De pequeña mi familia me llevaba a los bacillares que tenían en los Cabezos, el Montico, la Juncia y la Pradera Redonda. Íbamos andando o en caballerías, y se usaba un carro donde se metían los talegones. La faena podía durar varios días seguidos, hasta que se terminaba de recoger toda la uva.

Había una "gamberrada" muy graciosa que se estilaba entre los jóvenes que coincidían en viñas cercanas. Se decía: "vamos a darle la lagarada a esa", y le embadurnaban la cara con uva negra espachurrada, de manera que la "víctima" quedaba hecha un cristo, al estilo del chocolate, pero versión vino :D

Ya en mi vida adulta, tenía una viña en los Cabezos, que cuando dejé de arrendarla, la vendimiaba personalmente con mi marido y mis hijos, durante unos cinco años, hasta 1988.

Se seguía utilizando básicamente el mismo procedimiento, utensilios y costumbres que hacía cuarenta años: las navajas curvadas para cortar los racimos, las talegas para transportar las uvas desde la cepa hasta los talegones, las ropas viejas y mandilones, la reconfortante parada para comer acompañada casi siempre de pimientos asados y cocidos en ensalada...
Las únicas diferencias son que en los tiempos más modernos íbamos en coche, y ya no era un carro el que contenía el cargamento de uvas, sino un remolque con tractor. Aunque se seguían conservando los talegones, era más frecuente poner una gran lona en el remolque, donde se echaba lo que íbamos recogiendo.

talegaTalega de mimbre, donde se transportaba la uva desde la cepa al talegón


talegónTalegón

Todos íbamos equipados para la labor, pero mis dos hijos pequeños, en cuanto cortaban tres racimos, se ponían a jugar corriendo por la tierra y no querían saber más de doblar el lomo. Los otros dos mayores, aguantaban un poco más, con alguna que otra protesta.
Una de las veces se me fue la navaja, y me rebané la parte superior del dedo índice izquierdo. Fue bastante aparatoso, por la cantidad de sangre que manaba, y el tiempo que tardó en curarse. ¡Gajes del oficio!.

Las clases de uva que crecían en mi viña eran: tinta Madrid, verdejo, jerez o palomino, prieto picudo, morisca y mencía.
Como no tenía bodega, la producción la vendía a la cooperativa de Benavente. Y a día de hoy, ya no tengo la viña, la vendí hace años, con lo cual estos recuerdos los vuelco en el blog, a modo casi de diario, para que quede constancia de que en otros tiempos, yo también vendimié :)

Uvas en el remolque

viernes, 10 de octubre de 2008

Iglesia Iluminada

Iglesia IluminadaEste verano he visto la iglesia con un nuevo y hermoso aspecto. La han iluminado con tres focos, uno en la fachada de Amparín y los otros dos en postes frente a la fachada principal. Al pasear por la noche, se realza el edificio y da la sensación de que tenemos una "gran catedral" :)


Esta estupenda foto es de JBNP, y ha sido seleccionada por Google Earth. Espero que no le importe que la comparta por aquí mencionando su autoría

miércoles, 1 de octubre de 2008

Qué tiene la zarzamora

¡Qué ricas las moras!, y más cuando son gratis :) ¿Quién se puede resistir a cogerlas en esos caminos alrededor del pueblo? No duelen los pinchotazos de las zarzas, si el objetivo es una madura y hermosa mora. El resto de frutas las lavamos cuidadosamente, pensando que puedan llevar bichitos, larvas o cualquier otro “monstruo”, pero las moras “caen” en el mismo lugar de su recogida; allí te las zampas sin mayores miramientos, una tras otra, y porque ya no te caben más en el estómago, o te da vergüenza que te vean en plan hambriento, o porque se hace de noche. :) Eso cuando paseas y aparecen ante tus ojos sin más, que sin vas con “premeditación”, te llevas una bolsa para rellenarla hasta arriba.

Moras en la zarza
Zarzamora en la Sierra de la Culebra(Zamora)

Incluso cuando te pones las manos o la ropa perdidas de rojo, le restas importancia, o te acuerdas del antiguo remedio de frotar con moras verdes para quitar las manchas.
Da igual que sean zarzas, como moral de árbol, todas son atractivas a la hora de cogerlas. De pequeña iba al moral del Redondal, y muchos años después, recuerdo lo felices que eran mis hijos y sus amigos cuando pedían permiso al Sr. Isidro y pasaban al árbol de su casa a dar buena cuenta de los frutos.

Plato con moras en la cocina para ser degustadas

Lo de coger moras es una actividad veraniega clásica, parece que si no has comido alguna, falta algo en ese mes de Agosto. Y quien quiere prolongar el placer de degustarlas, elabora confituras y las consume a lo largo del año.

© Ángela

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...